En un mercado en el que Estados Unidos y Brasil apuntalaron su molienda y China redujo su consumo, las perspectivas de producción persisten por encima del desastre productivo que se vivió en la campaña pasada.

Previous post Slash en Buenos Aires y otra clase magistral del héroe de la guitarra
Next post Más de 23.000 usuarios están sin luz en distintas zonas del AMBA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *