El 18 de noviembre de 1983, la Nación anunció el éxito de uno de los desarrollos tecnológicos más importantes de la historia local, que acercó a la Argentina a la soberanía en el ámbito energético. Se logró mediante un proyecto que hubo que mantener en secreto por presiones de las potencias atómicas. Sin la posibilidad de adquirir los insumos del exterior, todo se desarrolló en el país. Para ello hubo que contruir diez plantas industriales que permitieran fabricar las herramientas y tecnologías necesarias.

Previous post Massa se comprometió a «derrumbar la inflación a menos de la mitad»
Maná agregó una tercera función en Buenos Aires Next post Maná agregó una tercera función en Buenos Aires

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *