Asimetría, bordes irregulares, varios colores y un diámetro mayor a 6 milímetros son algunas de las características de los lunares que especialistas señalan como signos de alerta para sospechar que una lesión puede ser maligna, en tanto que desde la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) hacen hincapié en el control anual de los nuevos.

Previous post Buscan en EEUU a tirador que mató a 22 personas en una ciudad del estado de Maine
Next post El premier de Armenia espera un acuerdo de paz con Azerbaiyán «en los próximos meses»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *