Y no porque sea de santos desconfiar, sino porque no sobran dadivosos. La limosna es una porción pequeña de dinero que se da a la iglesia o a los pobres, individualmente o en colectas religiosas. Por eso, cuanto más grande es esa limosna, más desconfía el santo del dadivoso en cuestión.

Previous post Al menos dos muertos en un ataque armado en el centro de Bruselas
Next post “La guerra es la gran enemiga del diálogo universal que necesitamos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *