La obra se sumerge en la atribulada, doliente y expansiva vida de la actriz, fenómeno actoral desde niña, como motor para hablar sobre las infancias. La particular puesta con canciones propias de Marina Munilla y Gerardo Grillea, actriz y director, se puede ver los domingos.

Previous post Laberinto Patagonia, un lugar de magia y encanto en la Comarca Andina
Liberaron a tres pichones de cóndor andino: ya son 69 los devueltos a la naturaleza Next post Liberaron a tres pichones de cóndor andino: ya son 69 los devueltos a la naturaleza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *